Menu

Bares en planta baja y terrazas y más viviendas: el plan para recuperar el centro de Rosario

El municipio piensa en nuevos edificios con diez pisos, planta baja con más altura para la habilitación de bares y terrazas con propuestas gastronómicas

La Municipalidad de Rosario escuchó el pedido de los empresarios del centro de Rosario y la zona de peatonales y busca darle vida al casco histórico de la ciudad con nuevos espacios gastronómicos.

El programa de revitalización de la zona, delimitado por las calles Tucumán, Mendoza, Oroño y Buenos Aires incluye intervenciones de obras urbanas, intervenciones específicas en peatonales, un programa especial de mantenimiento y controles en espacios públicos y la renovación de la señalética e imagen integral.

A estas obras, los empresarios del centro creen que hay que sumarle nuevas inversiones del sector privado para que el centro no solo sea un corredor con oferta de servicios, bancos y oficinas.

Lo que se busca es cambiar parte de la dinámica comercial que tiene el centro. La actividad cultural, cines y teatros están en lugares históricos -la mayoría en el microcentro- pero terminan los espectáculos y quienes abandonan las salas no tienen lugares cercanos para darle continuidad al ocio. Bares, restaurantes, espacios de nocturnidad, todo esto le falta a la zona.

Debido a este presente, el municipio piensa en nuevos edificios con diez pisos, planta baja con más altura para la habilitación de bares y terrazas con propuestas gastronómicas.

La Municipalidad de Rosario presentará, durante el mes de febrero, un proyecto para reformular las peatonales Córdoba y San Martín. La intención de pasar de un máximo de construcción en altura de edificios de 23,50 metros a un esquema adecuado a cada cuadra en función de los edificios patrimoniales con los que cuente, pero que en algunos casos permitiría alcanzar los 31,50 metros.

El proyecto del Ejecutivo impulsa más altura en las peatonales San Martín y Córdoba, y en las calles Maipú -entre Urquiza y Pellegrini- y San Juan -desde calle Entre Ríos hasta Maipú.

El segundo objetivo que persigue el proyecto es que haya más rosarinos viviendo en el área histórica de la ciudad, y no limitarlo solo a la actividad comercial con servicios y bancos.

Más circulación peatonal, más vida nocturna con bares y restaurantes y menos zonas oscuras, vacías e inseguras.

Imágenes por: Cortesía www.freepik.es/pressfoto