Menu

Caída en la demanda de combustibles en Argentina

La crisis económica y el aumento de precios desencadenaron una disminución en la venta de combustibles en enero

El escenario económico argentino se ve marcado por una preocupante caída en la venta de combustibles, reflejando la impactante situación financiera del país. En enero, la demanda de naftas experimentó una disminución del 6,1%, mientras que la del gasoil cayó en promedio un 3%, según datos de la Secretaría de Energía. Este deterioro en el consumo se suma a la creciente inflación, que alcanzó el 14,1% en febrero en la Ciudad de Buenos Aires, acumulando un 38,9% en lo que va del año.

Particularmente alarmante es la situación de la nafta premium, que registró un desplome del 23% interanual. Esto ha llevado a algunos conductores a optar por la nafta súper como alternativa, a pesar de que no siempre es recomendable, especialmente en motores altamente comprimidos.

El abrupto aumento de precios ha sido un factor determinante en esta tendencia, como lo evidencia el caso de la nafta premium, cuyo costo pasó de $395 en noviembre a $862 en enero, un aumento del 118%. Ahora, se acerca a los $1.000, impactando directamente en la facturación de las estaciones de servicio y en los hábitos de consumo de los automovilistas.

Según la Secretaría de Energía, en enero de este año se despacharon 190.719 m3 de nafta premium en el país, una reducción significativa en comparación con el mismo mes de 2023. De hecho, la cantidad vendida fue incluso menor que la registrada hace cinco años, cuando el parque automotor argentino era considerablemente más pequeño.

A pesar de esta crisis en la demanda de combustibles, no se observó una migración significativa hacia opciones de menor octanaje. Las estadísticas muestran que el volumen de nafta súper vendido en enero se mantuvo prácticamente sin cambios en comparación con 2023, mientras que las ventas de gasoil común sufrieron una disminución del 8%.

Este panorama de declive en las ventas se refleja a nivel nacional, con todas las jurisdicciones de Argentina experimentando una disminución, excepto la Ciudad de Buenos Aires. La mayor caída se registró en Misiones, con un 19,3%, atribuida en parte a la equiparación de los precios locales con los internacionales.

En respuesta a esta situación, se hace cada vez más importante para los consumidores encontrar formas de ahorrar en sus gastos diarios. En este sentido, la aplicación oficial “Precios en el Surtidor” se ha convertido en una herramienta invaluable. Esta aplicación proporciona información en tiempo real sobre los precios de los combustibles en las estaciones de servicio de todo el país, permitiendo a los usuarios comparar y elegir la opción más conveniente para ellos.

Ante la incertidumbre económica y el aumento constante de precios, la búsqueda de estrategias para ahorrar se vuelve esencial. Ya sea optando por opciones más económicas de combustible o utilizando herramientas como “Precios en el Surtidor”, los consumidores argentinos buscan adaptarse a un panorama económico desafiante y en constante cambio.

Imágenes por: cortesia