Menu

Cerdeña, una isla maravillosa para ir a vivir y te pagan por hacerlo

El gobierno de Cerdeña lanzó un programa de incentivos para recuperar el nivel de actividad luego de la pandemia

Cerdeña es una gran isla italiana en el mar Mediterráneo. Tiene cerca de 2,000 km de costa, playas de arena y un interior montañoso con senderos para excursionismo. Su paisaje accidentado tiene miles de nuraga, misteriosas ruinas de piedra de la Edad de Bronce con forma de colmenas. Un lugar paradisíaco no solo para disfrutar de unas vacaciones completamente relajantes sino también para vivir, ya que hay motivos de sobra para mudarse y vivir una experiencia única.

El gobierno local lanzó un programa de incentivos que busca recuperar el nivel de actividad que había antes de la pandemia, además de desalentar la despoblación que sufre el lugar en los últimos tiempos. Por lo tanto, ofrecen hasta 15 mil euros para aquellos que quieran mudarse y mantener “vivo el espíritu del pueblo. De hecho, las autoridades ya tienen pensado destinar un total de 45 millones de euros en esta iniciativa, por lo que podrán brindar hasta tres mil oportunidades a los que desean vivir tamaña aventura.

Sobre este programa, el presidente de Cerdeña, Christian Solinas, señaló: “Hemos creado las condiciones para que los jóvenes decidan quedarse y desarrollar el tejido económico de los territorios más frágiles. No puede haber crecimiento sin una real puesta en valor de los territorios, del interior y de las zonas más desfavorecidas, que debe pasar por nuevas políticas para su repoblación”.

Por otra parte, en otros puntos de Italia están utilizando promesas de dinero similares para atraer a una nueva población, desde la región de Calabria, que está dando a un puñado de nuevos residentes unos 33.000 dólares cada uno, hasta el pueblo de Santo Stefano di Sessanio, que ofreció a la gente hasta 52.500 dólares en subvenciones para mudarse allí y trabajar”.

No todo es color de rosas, sino que para usufructuar este beneficio, hay que cumplir una serie de requisitos. En primera medida, hay que trasladarse a una localidad sarda con una población inferior a 3.000 habitantes. Además, el dinero debe destinarse a la renovación de una vivienda o compra de una. Hay que vivir allí a tiempo completo (no se admiten villas de vacaciones). Y en un plazo de 18 meses, tiene que registrar Cerdeña como su residencia permanente. La subvención no puede superar la mitad del costo total de la propiedad o las renovaciones planificadas.

Imágenes por: CORTESIA