Menu

CR2, el nuevo auto eléctrico argentino que llega para competirle a Tito

Desde Misiones llega el CR2, un biplaza ciento por ciento eléctrico fabricado por Hamelbot y que hará su debut en agosto

Los autos recargables son furor en todo el mundo, con las grandes marcas fabricando en masa sus propias versiones, dándole herramientas con avances tecnológicos cada vez más importantes para destronar al anterior de la competencia. Y algo así sucederá dentro de muy poco en Argentina, que ya conoció a Tito, el primer eléctrico nacional que ahora tendrá un rival: se trata del CR2, que llega desde Misiones con la firme intención de ser la opción más buscada por los argentinos.

Se trata de un biplaza ciento por ciento eléctrico fabricado por Hamelbot, un emprendimiento operado por la compañía Faniot, que está enfocada a a las grandes áreas de Innovación Productiva del sector Movilidad Sustentable & Robótica + AI. Este vehículo hará su debut en agosto cuando salga al mercado con las primeras 100 unidades, con un valor de 1.900.000 de pesos cada una. Es decir, es más barato que Tito, que tiene un valor que supera los 2,3 millones de pesos.

Con respecto a las características del CR2, estará fabricado en su etapa final con fibra de carbono y aluminio, mientras que el auto de la competencia está confeccionado ciento por ciento con chapa. Está diseñado para dos pasajeros y puede cargar adicionalmente 80 Kilos. Sus prestaciones contemplan una velocidad máxima de 60 km/h y una autonomía de 150 km. Cuenta con un motor AC trifásico de inducción de 60kW (80hp) potencia máxima y 190 Nm. La batería es de ion Litio de 96 V.

En primera instancia solamente habrá una versión pensada para el uso urbano y que no sea solo para predios privados, como sucede con muchos de estos modelos. Posee un sistema de seguridad que cuenta con una computadora de abordo que, además de registrar todo los acontecimientos del vehículo, como por ejemplo cuándo hacer un service, también controla aspectos importantes de la seguridad a bordo.

Además de aplicar la tecnología en seguridad, en este modelo CR2 también es usada por ejemplo en el sistema de encendido. El auto eléctrico no tiene llave ni botón de start & stop, sino que se abre desde el celular a través de una aplicación. En cuanto a la batería, tiene cargador propio incorporado y se enchufa directo a un toma corriente de 220V.

Por otra parte, este vehículo se creó con tecnología MaaS (Mobility as a services), que es una tendencia que contempla un alejamiento de las formas de transporte de propiedad personal y la orientación hacia las soluciones de movilidad como una forma de servicio consumible, algo que es cada vez más frecuente en todo el mundo.

En Hamelbot estiman que el plazo de entrega del vehículo no será menor a 4 meses. Por el momento la empresa no tiene puntos de venta físicos en otros lados del país y la comercialización se realiza directamente a través del sitio web. Asimismo, desde la compañía que fabrica el CR2, dejaron en claro que no es el único modelo eléctrico, también cuentan con el Wacure, un todo terreno de cuatro ruedas, con tracción trasera y capacidad para una persona. Cuenta con un banco de Batería Ion Litio o Gel de 60V y un motor de 1.000 W. Se carga directamente mediante cargador conectado a la red doméstica, con una demora de 3 horas. Tiene una autonomía de 50 kilómetros. Tiene un precio de 1,2 millones de pesos y un plazo de entrega 45 días.

También están el Huampa I y II es un vehículo robotizado destinado a la agricultura familiar. Por ahora sólo está en carácter de prototipo funcional y entrará al mercado en el mes de diciembre. Se trata de un tractor eléctrico IOT autónomo no tripulado, independiente de combustibles fósiles, ya que posee paneles solares que permiten prolongar su autonomía en actividades agropecuarias.

Y finalmente, en la planta que tienen ubicada en el Parque Industrial Posadas, en la que trabajan 25 personas, se le da forma también al primer colectivo eléctrico de la firma Hamelbot, denominado Zipbus. Esta unidad está en plena construcción y estiman desde la compañía que para fin de este año será entregada a la empresa Crucero del Norte.

Otros competidores de CR2 y Tito

Uno es el Volt fabricado en Córdoba y otro el Sero Electric, fabricado en la provincia de Buenos Aires. El primero tiene diferentes versiones. El Z1 Start es el modelo “de entrada” y cuenta con una batería de 4 kWh, con una autonomía de 60 km; mientras que el Z1 Power Long Rage recorre una distancia de 80 km sin recargar. En ambos casos, ofrecen una velocidad máxima de 40 km/h y se recargan en dos horas y media. En cuanto al W1 Start cuenta con una batería de 10 kWh, con 150 km de autonomía; mientras la del W1 Power Long Rage es de 20 kWh. En ambos casos, su velocidad máxima es de 80 km/h. Por último, el Volt e1, el modelo “utilitario”, integra una batería de 20 kWh y 150 km de autonomía, al igual que el Power Long Rage. Ofrecen una velocidad máxima de 105 km/h y la recarga demora 10 horas. En todos los casos, se enchufa al tomacorriente hogareño.

Con respecto a Sero Electric, se ofrecen diferentes versiones con una autonomía que oscila entre los 40 y 100 km dependiendo del pack de baterías elegido, que puede ser de plomo o larga duración. La velocidad máxima es de 50 Km/h para vía pública, con la posibilidad de establecer un valor menor para predios privados. La capacidad de transporte es de dos personas. En total, soporta hasta 270 kg.

Imágenes por: CORTESIA