Menu

Crisis en Acindar: paralización en las plantas del país

Acindar anuncia la suspensión temporal de sus operaciones debido a una drástica caída en las ventas, generando preocupación en trabajadores y sindicatos metalúrgicos

El grupo siderúrgico Acindar, una pieza clave en el sector industrial argentino, ha tomado una decisión drástica ante la brusca disminución de sus ventas. La empresa ha anunciado la paralización de sus plantas en todo el país, incluyendo las ubicadas en Villa Constitución, Rosario, y otras ciudades, durante el período comprendido entre el 18 de marzo y el 15 de abril. Esta medida, motivada por una retracción del mercado mucho mayor de lo previsto, ha desencadenado preocupación y descontento, especialmente entre los trabajadores y la Unión Obrera Metalúrgica.

Facundo Velasco, director de Relaciones Institucionales de Acindar, expresó su sorpresa ante la magnitud de la caída en las ventas, estimada entre un 35 y 40 por ciento. Esta drástica reducción ha obligado a la empresa a tomar medidas para ajustarse a la nueva realidad del mercado. Se ofrecerán vacaciones no gozadas y francos compensatorios al personal, mientras que algunos empleados serán destinados a programas de capacitación en seguridad, una prioridad para el grupo industrial.

Sin embargo, la decisión de Acindar ha generado tensiones con la Unión Obrera Metalúrgica de Villa Constitución, que ha denunciado que la medida fue unilateral y no consensuada con el sindicato. Según Pablo González, secretario general del gremio, la empresa pretende obligar a los trabajadores a tomar vacaciones y compensatorios de forma simultánea, lo cual consideran injusto y desproporcionado, dado el compromiso demostrado por los empleados en períodos de alta producción.

La situación en el sector metalúrgico ya venía mostrando signos de deterioro desde enero, con la cancelación de contratos y despidos encubiertos. La caída en las ventas ha agravado esta situación, obligando a Acindar a reevaluar su plan de producción y ajustar su nivel de stock. A pesar de los esfuerzos por aumentar las exportaciones, las ventas internas continúan siendo insuficientes para compensar la caída del mercado local.

La diputada Julia Strada también ha hecho eco de la situación, destacando el impacto de la paralización de Acindar en la industria siderúrgica argentina. Con una proyección de producción considerablemente reducida y una caída del 40% en las ventas en enero, la empresa se enfrenta a una situación crítica que podría tener consecuencias significativas tanto a nivel económico como laboral.

En resumen, la paralización de las plantas de Acindar refleja los desafíos que enfrenta el sector industrial argentino en medio de una coyuntura económica adversa. La respuesta de la empresa y las negociaciones con los sindicatos serán clave para mitigar el impacto de esta crisis en los trabajadores y en la economía en general.

Imágenes por: acindar