Menu

Cuidados y precauciones al viajar con nuestras mascotas

Pensar en viajar con mascotas requiere de cuidados y precauciones acordes a sus características y las del contexto de destino

Viajar con nuestras mascotas amadas, muchas veces consideradas “miembros de la familia” o “como hijos”, no es tarea tan sencilla, dado que ellas requieren de cuidados y precauciones acordes a sus características y también a las del lugar de destino.

Es muy importante saber respondernos a preguntas tales como: ¿Nuestro perro o gato tiene miedo de personas extrañas o de lugares con mucho ruido? ¿Se adapta fácilmente ante nuevas lugares que visita? ¿Puede quedarse sólo durante algunas horas, incluso durante un vuelo?

También es imprescindible saber si el hotel o apartamento en el que nos alojaremos aceptan mascotas y si hay pagos extras que abonar o cláusulas especiales para firmar.

En algunos lugares te exigen firmar compromisos a reembolsos por cualquier daño físico que pueda ser producido en la habitación o en áreas públicas del hospedaje, o por cualquier daño económico que pueda ser originado hacia el mismo por las quejas de otros huéspedes debido a la presencia de la mascota. Realmente hay que pensarlo más de una vez si se está dispuesto a correr el riesgo del daño económico por quejas de otros huéspedes. Nunca falta quien siente verdadera animadversión por los animales.

Las condiciones climáticas del lugar y la temporada en la que vamos a viajar deben ser muy tenidas en cuenta porque si nuestra mascota no está acostumbrada a cambios bruscos de temperatura pueden afectar su salud física y emocional.

La distancia y duración del viaje, la edad y salud de nuestro  amado “amigo” son situaciones que deben evaluarse con la mayor objetividad ya que no todas las mascotas toleran bien los viajes, y muchas no responden bien a los cambios.

De acuerdo al país de origen y de destino,  es necesario tener un pasaporte veterinario con toda la información sobre vacunas y tratamientos  (Certificado Veterinario Internacional (CVI) emitido por Senasa en base a las exigencias del país al cual viajas), como así también contar con un microchip y la información de contacto con el prefijo de teléfono internacional.

Siempre se debe verificar dar total cumplimiento a los requisitos del país de destino y de ese modo evitar que nuestra mascota sea “detenida”.

En caso de viajar en avión debe tomarse la misma precaución en cuanto a los requisitos de la aerolínea en la que viajará nuestra mascota. Si va a viajar junto a nosotros en la cabina del avión, la mayoría de las empresas aéreas exigen que el bolso para mascotas quepa debajo del asiento.

Siempre se debe llevar un botiquín veterinario de primeros auxilios, con remedios para la diarrea, intoxicaciones, antipiréticos, antiinflamatorios, vendas, algodón, agua oxigenada, termómetro, así como los medicamentos de tratamientos para sus enfermedades crónicas.

Si nuestra mascota va a viajar con nosotros en auto, debemos prestar especial atención al cinturón de seguridad para ellas que se expenden en las veterinarias o shop para mascotas. Algunos comercios de autopartes suelen ofrecerlos. Recordar que siempre debe viajar en el asiento trasero.

En cuanto a la sedación, en caso de que así lo requiriese nuestra mascota, debemos consultar siempre con nuestro veterinario de confianza.

Si el lugar de destino es una hermosa playa, verificar que cuente con permiso de admisión para mascotas. No todas suelen ofrecerlo.

Tomadas estas y todas las precauciones necesarias podremos disfrutar de una grata experiencia con nuestras amadas mascotas.

Imágenes por: Cortesía