Menu

Dengue: claves sobre la vacuna y su efectividad

Expertos analizan la efectividad de la vacuna contra el dengue en medio del preocupante brote

En medio de uno de los peores brotes de dengue en la historia reciente, con un alarmante aumento de casos y fallecimientos, surge el debate sobre la eficacia y la inclusión de la vacuna como medida preventiva clave. Mientras el gobierno muestra cautela en su integración al calendario obligatorio, expertos virólogos ofrecen sus análisis y advierten sobre la necesidad de su aplicación masiva.

El incremento vertiginoso de contagios, con 103 mil casos registrados en lo que va de 2024 y 79 personas fallecidas, ha generado una preocupación generalizada. A pesar de los pronunciamientos del Ministerio de Salud, los especialistas coinciden en que las conversaciones entre conocidos funcionan como un indicador relevante de la magnitud del brote.

La bioquímica e investigadora principal del Conicet, Daniela Hozbor, destaca la importancia de considerar la vacunación como una herramienta complementaria a las medidas preventivas existentes. Aunque la efectividad de la vacuna Qdenga, desarrollada por el laboratorio Takeda, requiere dos dosis espaciadas y tiempo para manifestar su eficacia, su potencial para generar inmunidad resulta prometedor, especialmente en regiones endémicas como el noreste argentino.

Por su parte, el virólogo Mario Lozano enfatiza la necesidad de una estrategia global de prevención que incluya la participación activa del Estado en la distribución y acceso equitativo a la vacuna. A pesar de su costo elevado, algunas provincias han logrado garantizar su disponibilidad para sus habitantes, mientras que legisladores buscan impulsar su gratuidad.

Según Lozano, la eficacia de la vacuna en la prevención del contagio y la protección contra la enfermedad grave es significativa, especialmente en aquellos que han padecido previamente el dengue. Sin embargo, señala la importancia de considerar estrategias de inmunización a escala masiva, priorizando a las poblaciones más vulnerables en las regiones más afectadas.

Aunque la vacuna Qdenga se presenta como una herramienta prometedora, Lozano también menciona otras opciones en diferentes etapas de desarrollo, destacando la importancia de la investigación continua en la lucha contra el dengue.

El contexto del brote inusual de este año, caracterizado por altas temperaturas, subraya la necesidad de medidas preventivas efectivas. Sin embargo, la ausencia de campañas de concientización y la falta de recursos en los sistemas de salud complican la situación. La desfinanciación de la investigación científica y la falta de acceso a repelentes y diagnósticos adecuados agravan la crisis.

A nivel regional, países como Brasil y Paraguay enfrentan desafíos similares, lo que subraya la urgencia de una respuesta coordinada a nivel internacional. En este contexto, la inclusión de la vacuna contra el dengue como parte de las estrategias de salud pública se presenta como una medida crucial para contener la propagación del virus y proteger a las comunidades vulnerables.

En conclusión, la situación actual del brote de dengue demanda acciones inmediatas y coordinadas. La vacunación masiva, junto con medidas preventivas y campañas de concientización, podría ser clave para mitigar los impactos de esta enfermedad en la salud pública.

Imágenes por: cortesia