Menu

¿Disney se queda sin Mickey Mouse?

En 2024, la compañía podría perder los derechos sobre su personaje más famoso, Mickey Mouse, y con ello cientos de millones de dólares

El equipo de abogados de la compañía de entretenimientos Disney muy probablemente esté avocado, desde hace meses, a una única tarea: tratar de no perder los derechos de imagen sobre el personaje más famoso e histórico de la empresa, Mickey Mouse.

Si Disney perdiera los derechos sobre el ratón, cualquier persona, transcurridos dos años, podría usarlo sin permiso para cualquier otra producción sin necesidad de pagar un centavo por la propiedad intelectual.

Pero, ¿por qué podría pasar esto? De acuerdo a la ley vigente en Estados Unidos, pasados 95 años desde la primera aparición de Mickey Mouse, en 1928, los derechos caducarán.

La pelea de Disney por no perder al novio de Minnie es tan feroz por el hecho de que cobrar esos derechos le genera cientos de millones de dólares anuales a nivel mundial.

Cuando el ratón se hizo público por primera vez, en la caricatura “Hungry Hobos” de 1928 (cuyo archivo se encontró en 2011 en Inglaterra), Disney logró protección por 56 años. En 1976, cuando se cumplió el plazo, la compañía logró que el período de gracia se extienda a 75 años. Finalmente, en 1998, cuando se cumplió el tiempo, la justicia accedió a estirar los derechos a 95 años. De momento, se desconoce si habrá otro guiño para la compañía.

¿Cuán probable es que Disney pierda a Mickey? Bueno… Los antecedentes asustan un poco a la empresa: recientemente ocurrió una situación similar con el popular Winnie the Pooh, que se convirtió en un personaje de dominio público en enero. Y los productores no perdieron nada de tiempo: ya hicieron una película de terror llamada “Winnie the Pooh: Blood and Horror”, donde el amoroso osito amarillo es un asesino en serie.

Desde su aparición en 1928, Mickey pasó por todos los formatos posibles. Participó, por ejemplo, de 130 películas, en muchas de ellas acompañado por Minnie Mouse, el perro Pluto, el pato Donald y Goofy.

Imágenes por: Cortesía