Menu

¿El hombre volverá a pisar la luna antes de fin de año?

Noviembre sería la fecha estimada para que, por primera vez, una empresa privada haga que un hombre pueda pisar la luna

Antes de fin de año, la carrera aeroespacial podría sumar un nuevo hito: por primera vez, un hombre podría pisar la luna tras viajar hasta el satélite natural con una empresa privada y no con la NASA o alguna otra agencia estatal.

Es que la empresa Intuitive Machines está terminando de preparar su módulo de aterrizaje lunar IM-1 con la idea de entregarlo en el Centro Espacial Kennedy en septiembre (mientras tanto, se siguen haciendo pruebas en Houston). Si todo está bien, ese dispositivo podría despegar hacia la luna el 15 de noviembre en un cohete SpaceX Falcon 9 propiedad de la empresa de Elon Musk.

El objetivo de IM-1 es sumarse a la misión Artemis de la NASA, un proyecto que cuenta con un presupuesto de U$S 93.000 millones para la exploración lunar y para el regreso de un humano al satélite.

Además de Intuitive Machines, Astrobotic y Firefly son otras dos compañías privadas que trabajan con objetivos asignados por la NASA para desarrollar experimentos científicos y llevar cargas útiles a la superficie lunar. De hecho, parecía que Astrobotic tomaría la posta en esta “competencia”, pero algunos problemas de desarrollo hicieron que Intuitive Machines se adelante.

De momento, se desconoce quién sería el hombre que podría pisar la luna de nuevo, ya que la empresa sigue focalizada en entrenamientos de pruebas de interferencia electromagnética y mediciones del centro de gravedad, todo para asegurarse de que las cargas útiles de la NASA lleguen a destino sanas y salvas.

Lo que sí está confirmado es que hay fechas de lanzamiento reservadas entre el 15 y el 20 de noviembre, con sitio de despegue en el Complejo de Lanzamiento 39A del Centro Espacial Kennedy. Y está previsto que haya cambios por temas climáticos o en caso que SpaceX tenga otro vuelo de mayor prioridad, como podría ser uno con “turistas espaciales”.

El IM-1 aterrizaría en el polo sur de la luna, lo que lo convertiría en el primer módulo estadounidense en visitar esa parte del satélite, donde muchos científicos creen que habría hielo.

Imágenes por: NASA