Menu

El Museo del Prado incautó 70 obras de la era franquista

Luego de tres meses de investigación, el equipo del Museo del Prado expondrá las obras en una sala para generar consciencia

Luego de tres meses de investigación, el catedrático y profesor emérito Arturo Colorado y su equipo hallaron en los fondos del Museo del Prado 70 obras procedentes del expolio franquista y, tras el descubrimiento, algunas piezas serán expuestas en una sala para generar consciencia sobre lo que ocurrió y para que los herederos de los verdaderos propietarios puedan acercarse a reconocerlas.

El documento elaborado por Colorado – disponible completo en https://www.museodelprado.es/obras-incautadas destaca la importancia de distinguir entre dos tipos de incautaciones: “Las obras enviadas para su conservación a los almacenes de los museos del Prado y de Arte Moderno por la Junta del Tesoro Artístico republicana durante la guerra y las adscritas en depósito a ambos museos por el Servicio de Defensa del Patrimonio franquista en la posguerra”.

En el primer caso, que corresponde a 32 de las 70 piezas, el expediente incluía la menos el origen. En cambio, eso no sucedió con las otras 38, secuestradas durante la dictadura.

Según se puede leer en el informe, los propietarios de las piezas “no lograron acreditar la propiedad, habían fallecido, se encontraban exiliados, habían sido represaliados o simplemente eran desconocidos por no haber quedado registrados sus nombres en las actas de incautación”. A partir de ahora, queda en manos de los potenciales dueños y herederos reclamar, si lo consideran, la devolución.

La propiedad original de los miles de bienes expoliados durante la los años posteriores a la Guerra Civil fue borrada en la mayoría de los casos. Entre los propietarios están las obras del alcalde republicano Pedro Rico, una obra de Sorolla propiedad del marqués de Villalonga e iglesias de Guadalajara y Segovia.

“Es un caos absoluto. Hay republicanos, nobles e iglesias. El servicio franquista no devolvió todas las obras y no indagó en el origen de esos bienes. Y además hubo mucho interés de Francisco Javier Sánchez Cantón, el subdirector y director del Museo del Prado durante la dictadura, por quedarse alguna de ellas. Fue un personaje decisivo y muy cuestionable en toda esta historia”, apunta Arturo Colorado en el informe. Sánchez Cantón, además, aprovechó para comprar bienes que ya tenían incautados en el museo a bajo costo.

Más allá de la iniciativa del Museo, el Ministerio de Cultura de España no inició todavía ninguna investigación sobre el expolio en sus 16 museos estatales y aún no existe un inventario de los bienes robados que fueron depositados durante el franquismo.

El informe da a entender que a estas 70 piezas se podrían sumar siete medallas ingresadas en 1936, procedentes del Palacio de Exposiciones del Retiro, y 89 dibujos depositados en 1971 por el Ministerio de Educación y Ciencia, sin referencia a quién era el propietario anterior. Estas piezas -explica el informe- están todavía proceso de investigación en el del área de Documentación y Archivo del Museo del Prado, que encabeza María Luisa Cuenca.

Como una forma de mostrar al público el impacto del expolio, El Prado colocará en la Galería Baja Norte del edificio Villanueva una selección de 11 de estas obras hasta el 2 de mayo para que los herederos de los propietarios se puedan acercar a comprobar si son bienes que efectivamente les pertenecen.

Imágenes por: Télam