Menu

Frizata llegó a Estados Unidos y su expansión sigue en un exótico destino

La empresa rosarina Frizata, creada en 2019, desembarcó en el país norteamericano y ahora el objetivo para 2022 es llegar a Singapur

A dos años de su creación a fines de 2019, la empresa rosarina Frizata sigue creciendo a gran ritmo, con el mérito de haberlo conseguido en medio de las épocas más duras de la pandemia a la que supieron contrarrestar con su servicio. La expansión no se detuvo y tras sentar bases en Brasil y Chile, también desembarcaron en Estados Unidos, más precisamente en San Francisco, California.

Hacia allí llevarán 50 de sus productos congelados para distribuir a través de un contacto directo con sus clientes y abarcarán un territorio que cuenta con unas cinco millones de personas que habitan la bahía de San Francisco. De esta manera, es otro firme paso que da la compañía local en busca de lograr su objetivo de expansión global. Pretenden llegar a 60 ciudades de 20 países, para alcanzar un total de 200 localidades en el largo plazo.

Para 2022, Frizata se traza como principales metas llegar a cuatro ciudades más en destinos en donde ya se instaló como Brasil y Estados Unidos, aunque esta firma que ya tiene una facturación de 15 millones de dólares, busca arribar también a un exótico destino como es Singapur, en el continente asiático.

Con el proceso de crecimiento en marcha, el mapa de la foodtech rosarina abarca en Argentina, además de su ciudad de origen, Capital Federal, Gran Buenos Aires, La Plata y Córdoba. En el exterior ya opera en Santiago de Chile, Sao Paulo en suelo brasileño y ahora también en California, en territorio estadounidense. El objetivo, siempre áreas urbanas de entre 4 y 10 millones de personas. Una masa crítica que pueda hacer eficiente el modelo directo al consumidor.

La compañía produce más de 80 productos distintos y planea llegar a más de 100 el próximo año. Asimismo, integra toda la cadena de valor: desde I+D, la producción, el e-commerce y la distribución que se realizan en vehículos propios que garantizan la temperatura de los productos congelados. Este modelo de negocio se conoce como DNVB (Digitally Native Vertical Brand) y permite ahorrar costos entre la fábrica y el consumidor y producir alimentos de calidad.

Por otra parte, también durante este 2021 Frizata se asoció a con rePurpose Global para financiar la recuperación de la mayor cantidad de desechos plásticos que utiliza en su packaging. Esto permite la eliminación de aproximadamente unos 25.000 kilos de desechos plásticos por año que de otro modo se vierten en vertederos, se queman o se tiran a los océanos.

Imágenes por: CORTESIA