Menu

Influencer y actor rosarino es furor en China: cuál es la clave de su éxito

Brian O’Shea es un influencer y actor rosarino que cuenta con más de 10 millones de seguidores en China al innovar con el sello propio de sus videos

La historia de Brian O’Shea sorprende e inspira por su audacia, su ingenio e innovación y por lograr el éxito en un destino demasiado exótico para cualquier argentino promedio, como lo es China. Sin embargo, supo cómo y por dónde conquistar a los asiáticos para convertirse en furor y contar en la actualidad con más de 10 millones de seguidores en las plataformas donde sube contenido audiovisual. Este influencer y actor rosarino atraviesa un momento de plenitud laboral y personal fabuloso, que compartió en diálogo con Vivo247. 

A sus 19 años y con apenas 300 euros en el bolsillo, tomó la decisión de salir a conocer el mundo y aseguró que “fue un salto de fe”, al mismo tiempo que recordó que todo su entorno le recomendó que debía quedarse a terminar la carrera de medicina que estaba estudiando.

“La sed de aventura me pudo”, sostuvo este joven influencer y actor rosarino que nueve años después de dar aquel primer paso, es prácticamente una celebridad en el país asiático que lo adoptó como uno más. Desde allí graba sus videos y encontró la clave hacia el éxito en el hecho de hacerlos en el idioma nativo de este país a casi 19 mil kilómetros de Argentina. Asimismo, lo publica en plataformas de aquellas latitudes donde muestra todo lo relacionado a las comidas típicas y costumbres chinas, a su manera, con sus pinceladas y una generosa cuota de humor.

-¿Cómo hizo un chico tan joven para lanzarse a viajar por el mundo sin nada fijo?

B: Mis viejos son artistas, siempre me hicieron el aguante con hacer lo que a uno le gusta. No te voy a decir que no me dio miedo, me la pensé 200 veces. Todos me dijeron que era mejor quedarme a terminar la carrera (Medicina) y después ir a viajar, pero la sed de aventura me pudo. Fue un salto de fe.

-¿Qué le dirías a las personas que dudan en vivir este tipo de aventuras?

B: ¡A empacar! La duda es el enemigo del alma. El que duda no hace, el que no hace se arrepiente. Cada vez que tengo que hacer una decisión en mi vida, me pregunto a mi mismo: ‘Cuando este en mi lecho de muerte, ¿de qué me voy a arrepentir más? Es fácil encontrar excusas para no salir de la “jaula”, pero cuando salís, no querés volver nunca más jaja.

-Sé que la idea de probar suerte en China surgió en Australia, ¿Cómo fue y en qué año?

B: Si no me equivoco, estuve en Sídney, Australia, del 2013 al 2015. Yo vivía al lado del barrio chino, porque está en el centro, y de chiquito siempre tuve curiosidad por lo asiático, veía anime, comía sushi, usaba los palitos chinos desde que tengo memoria. En Sídney me la pasaba explorando el barrio, y así descubrí muchísimo de la cultura china, en especial la comida. Al punto que me di cuenta que no sabemos nada en el oeste. Lo que crecí pensando que era comida china, acá no existe. Así que decidí venir a China a probar toda la comida y documentarlo.

-¿En qué momento te diste cuenta que la faceta a explotar era hacer los videos en chino?

B: No fue tanto un plan a propósito, más bien un efecto secundario del fracaso en Youtube jaja. Los videos en inglés no me los veía nadie, así que les puse subtítulos en chino y los subí a las plataformas de acá. Al toque la empezaron a romper, y eso me dio la motivación definitiva para aprender bien el idioma. Pero nunca pensé que iba a llegar a donde estoy ahora.

-¿Sentís que se ningunea mucho a los youtubers, influencers y demás? 

B: ¿Acá en China? ¡Para nada! Toda la gente con la que hablo quieren ser influencers jaja. ¡Es el mejor trabajo del mundo! Lo que si veo es mala reputación con la gente que se nota que lo hace por la fama o por la plata, en cambio la gente que tiene pasión por la temática que abarcan son los más aclamados. Honestamente no sabáa que hay gente que ningunea a los influencers, somos claramente el futuro, por lo menos a corto plazo, de contenido y promoción. Nadie ve la televisión ya, el contenido tradicional está en peligro de extinción.

-Vi una entrevista donde dijiste que en China salen nuevas plataformas de forma constante, ¿cómo te adaptaste a eso?

B: Hay gente que se desespera y no saben para donde patear. Mi estrategia es estar en todas. La idea es hacer un tipo de contenido que se pueda editar de distintas formas para adecuarse a cada plataforma. Es difícil a veces postear en todas, comentar en todas, hablar con los fans, etcétera, pero se puede. Y así, si en algún momento una de las plataformas fuertes cae, todavía tenés un pie en otra y no te caes vos también.

-¿Pensas en volver a Rosario en algún momento o crees que tu vida se va a desarrollar de forma definitiva en el exterior ?

B:La verdad que por lo pronto no. Obviamente que me encantaría volver a visitar, ver a la familia y a los amigos, pero a vivir creo que no, el tiempo dirá. Además ahora con el coronavirus, si vuelvo a visitar, cuando vuelvo a China, tengo que hacer 21 días de cuarentena, así que no, jaja.

-¿Qué es lo que más extrañas? ¿Sos futbolero, hincha de algún equipo?

B: Mis viejos, la banda, un buen asado y unos mates en el parque. Nunca fui futbolero, es más, te cuento un secreto: ¡Nunca fui a la cancha! (Y ahí se juntan los hinchas de Newell’s y Central por primera vez, y me apedrean en la plaza jajajaja). 

Brian O’Shea, este joven influencer y actor rosarino cuenta más de 121 mil suscriptores en su canal de Youtube y más de 68.300 en su cuenta de Instagram, pero su fuerte es el mercado chino y las plataformas de aquel país, como Weibo, Douyin y Bilibili en las que pueden encontrarlo como 夏波波Brian.Allí, sus seguidores superan los 10 millones y disfrutan de su contenido innovador, divertido y fresco.

Imágenes por: CORTESIA