Menu

Inteligencia artificial en la escuela: qué herramientas ya se usan

Aunque con sus riesgos, la llegada de la inteligencia artificial a la escuela ya es un hecho. Qué opinan los profesionales pedagógicos

A comienzos de 2023, docentes de Derecho de la Universidad de Minnesota le pidieron a la herramienta ChatGPT que resuelva el mismo examen que les dio a todos sus estudiantes. Los resultados de la aplicación superaron a los de todos los futuros profesionales. Este es apenas uno de los tantos experimentos que nos demuestran que la inserción de la Inteligencia artificial en la escuela y otros centros educativos se convertirá en algo inevitable, un hecho ante el cual a los “humanos” sólo nos quedará controlar al máximo.

Tal es el avance de la IA en el ámbito educativo, que imponerle un freno ya suena casi imposible. Frente a esta situación, muchos profesionales pedagógicos ya decidieron encontrar la forma de implementar este avance en las aulas, en lugar de hallar maneras para evitar su difusión.

En diálogo con el medio iProUp, Gustavo Brey, cofundador y docente de Go.elevate, by Ingenia, asegura que “se llegó a un punto de inflexión que indica que es el momento perfecto para invertir y liderar la transformación educativa”. Al respecto, se refirió a cuatro herramientas que ya están disponibles:

Chatbots educativos: software que despeja dudas en tiempo real

Sistemas de recomendación: indican qué recursos educativos usar y los recomienda “a medida”

Plataformas de aprendizaje adaptativo: su fuerte es la personalización de contenido de acuerdo al ritmo de aprendizaje de cada estudiante

Servicios de análisis de texto: ideales para que los estudiantes mejoren habilidades de escritura

Otros softwares de inteligencia artificial aplicables en la escuela son Midjourney, Dall-e y Stable Diffusion, especializados en diseño multimedia, y Amper Music, MuseNet y MusicLM, creados para composición musical desde cero.

Brey agrega sobre estos avances que “vienen a potenciar la educación, ya que mejoran la productividad, aumentan la velocidad de creación de contenidos y permiten una enseñanza más personalizada y centrada en los estudiantes”.

Imágenes por: Cortesía