Menu

Jóvenes de Argentina muestran dudas sobre vacunas contra COVID y dengue

Un inquietante panorama se desvela en el informe anual, donde se evidencia una creciente incertidumbre en torno a las dosis de refuerzo de las vacunas

Sorprendentemente, los jóvenes son quienes presentan más dudas o reticencias hacia las vacunas contra enfermedades inmunoprevenibles.

En pleno siglo XXI, la relevancia y el impacto de las vacunas en la salud pública, tanto a nivel local como global, deberían ser indisputables. Sin embargo, incluso tras la última pandemia global que segó la vida de casi 7 millones de personas, según datos actualizados de la Universidad de Medicina Johns Hopkins, parece que aún queda espacio para la incertidumbre. Las vacunas emergen como la herramienta principal que ha demostrado evidencia, eficacia, seguridad y protección contra el COVID-19.

A nivel mundial, las vacunas previenen entre 3,5 y 5 millones de muertes anuales por diversas enfermedades, como el COVID-19, la difteria, el tétanos, la gripe y el sarampión, según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Sin embargo, a veces el éxito de estas medidas sanitarias puede tener un reverso oscuro. A pesar de que las vacunas han sido cruciales para salvar vidas y contener enfermedades, su eficacia a veces puede llevar a que subestimemos su importancia. Por desgracia, este parece ser el caso en Argentina, donde la confianza en las vacunas ha disminuido desde el inicio de la pandemia.

El informe anual del Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas (ICAV) en Argentina, elaborado por la Fundación Bunge y Born desde 2019 para analizar la percepción social sobre la inmunización, revela este preocupante descenso en la confianza, especialmente en lo que respecta a las nuevas vacunas contra el dengue y el COVID-19.

El ICAV 2023, en su quinta edición anual, se basó en entrevistas realizadas a 7.199 argentinos mayores de 15 años en todo el país, entre noviembre y diciembre de 2023.

Según los resultados de la investigación presentados por Infobae, si bien la confianza en las vacunas sigue siendo alta, aún no ha vuelto a los niveles previos a la pandemia, estando un 9,1% por debajo de 2019. Uno de los datos más preocupantes del informe es la reticencia hacia las dosis de refuerzo contra el COVID-19, con un 46% de las personas mostrando desconfianza, mientras que un 37% admitió desconocer las recomendaciones emitidas por el Ministerio de Salud de la Nación sobre la necesidad de una inyección anual (o cada seis meses según el riesgo frente a la infección por coronavirus).

En marcado contraste se sitúa la vacuna contra el dengue, donde el 80% de las personas consultadas mostraron disposición a vacunarse contra esta enfermedad transmitida por el mosquito Aedes aegypti.

Gerardo della Paolera, director ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, compartió con Infobae sus reflexiones sobre los hallazgos del ICAV: “El estudio muestra que, en términos de acceso a la vacunación, nuestro país está cada vez más desigual entre la población menos educada y la más educada. En cuanto a la confianza, observamos que son los más jóvenes quienes menos confían, por lo que es imperativo trabajar arduamente en este aspecto”.

Imágenes por: cortesia