Menu

¿La crisis de los taxis en Rosario le abre las puertas a Uber?

Las pujas entre las autoridades rosarinas y los taxistas por el deficiente servicio hacen que vuelva a debatirse la aceptación de Uber

Los constantes tires y aflojes entre la Municipalidad y el Concejo de Rosario con el sector de los taxis de la ciudad apareció como una nueva oportunidad para la aplicación Uber, que de momento no está autorizada a trabajar (al menos legalmente) en ese distrito.

Concretamente, hay una gran dicotomía entre las partes, ya que los dueños y choferes de taxis aseguran que las tarifas actuales están más de un 100% desfasadas, mientras que las autoridades están disconformes con el servicio, especialmente con la falta de vehículos que hay trabajando en las calles rosarinas.

Los taxistas, de hecho, le pusieron cifras a la cuestión: quieren aumentar el valor de los viajes en un 70% antes de septiembre. La discusión, por ahora, ni siquiera arranca, ya que se sigue considerando al servicio como “no aceptable” para la comunidad.

Para el estado rosarino, se trata de una situación muy incómoda, ya que el servicio de taxis es público, aunque tercerizado. Es decir, las autoridades también son responsables de la situación.

Es así que, ante la falta de una definición sobre el tema, y con la población en el medio, viviendo con una notoria escasez de taxis en las calles, volvió a resonar el tema Uber: ¿es momento de habilitar la aplicación en Rosario?

En declaraciones al medio ON24, el periodista y concejal Ciro Seisas dijo que la Municipalidad está preparando un comunicado que hará llegar al Concejo planteando “un marco normativo para las aplicaciones de movilidad, teniendo en cuenta que, si bien ya están funcionando, no lo están haciendo dentro de la ley, por lo hay que ver cómo hacemos para que estén dentro de la norma”.

“No queremos imponer nada, sino que todos estén medianamente conformes, es decir que todos cedan algo, pero también que todos ganen algo”, explicó Seisas.

Otro miembro del Concejo local, Carlos Cardozo, también se refirió al tema y dijo que “ha llegado el momento de discutir la regulación de las aplicaciones, integrándolas al sistema. Nosotros tenemos dos proyectos presentados que estamos dispuestos a debatirlos si los otros bloques tienen la voluntad política”.

Si bien Uber está prohibida en la ciudad, la aplicación Cabify sí funciona, aunque sólo como agencia de remise.

Imágenes por: Cortesía