Menu

La deuda millonaria de Village Rosario (ahora Cinépolis) y sus otros siete cines en Argentina

La deuda alcanza los 1.300 millones de dólares para todos sus complejos en Argentina

Los cines Village buscan reestructurar una deuda de 1.300 millones de dólares en sus complejos de Rosario, Recoleta, Caballito, Avellaneda, Merlo, Neuquén y Mendoza.

La empresa mexicana Cinépolis, nuevos dueños de la cadena, afrontan una situación de crisis que también incluye al complejo de Pilar.

Unos meses antes del principio de la pandemia, la compañía creada por el mexicano Enrique Ramírez Miguel en 1971, tomó el control del Village Pilar, y los otros ocho complejos del país: Recoleta, Caballito, Avellaneda, Merlo, Rosario, Neuquén y los dos ubicados en Mendoza.

La cadena presente en Centroamérica, Sudamérica, Asia, España y Estados Unidos con 231 complejos; busca reestructurar créditos por más de 1.350 millones de dólares con 17 bancos.

En Argentina, la industria emplea a cinco mil personas que tuvieron que ser suspendidas y pudieron cobrar parte de su salario a través del programa Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) otorgado por el gobierno.

En septiembre de 2019, la firma Village Cines pasó a manos de Cinépolis, una de las marcas líderes del mundo

La firma mexicana, es la segunda cadena de exhibición a nivel mundial en número de salas, la segunda en venta de boletos, así como la primera en asistentes promedio por sala en el mundo.

Opera 796 cines con 6.241 salas digitales; 452 se ubican en México y 529 en 17 países: México, Estados Unidos, Panamá, Guatemala, Costa Rica, Honduras, El Salvador, Colombia, Chile, Perú, Brasil, España, India, Argentina, Arabia Saudita, Omán e Indonesia.

En 2016, el complejo fue el primero en Rosario en contar con una sala 4D E-Motion.

El sistema 4D E-Motion es una tecnología argentina que ofrece una experiencia innovadora e inmersiva para el público. Las butacas con movimiento (arriba, abajo, atrás adelante, lateral), los efectos en las butacas (agua, aire, aromas, vibración, impacto de aire, temblor) y los efectos de salas (viento, burbujas, luces) que interactúan en sincronismo con la película, brindan al público una nueva forma de vivir el cine.

Imágenes por: twenty20photos vía