Menu

LeBron James quiere tener su propio equipo de NBA en Las Vegas

La estrella de los Lakers LeBron James tiene inversiones en varias instituciones deportivas y ahora quiere incursionar en su propia ligal

Ni siquiera hace falta decirlo: con la cantidad de millones que ha generado a lo largo de su carrera, la estrella de la NBA LeBron James podría quedarse sentado en su casa y vivir una vida de lujos hasta el último de sus días. Sin embargo, al hombre no le gusta quedarse quieto y sus aristas de negocios siguen creciendo.

A sus inversiones en tecnología, hotelería, gastronomía, destilado de bebidas y participación accionaria en entidades deportivas, “Bron” ahora quiere poner algunos billetes en la liga en la que es estrella desde su debut.

Según pudo saberse en las pasadas semanas, LeBron James está analizando adueñarse de una franquicia de la NBA para instalarla en la ciudad de Las Vegas, Nevada, sitio que actualmente no cuenta con ningún equipo.

La novedad se conoció de la boca del propio jugador de Los Angeles Lakers a través de un adelanto del programa The Shop, en el cual fue entrevistado: “quiero ser el dueño de un equipo. Quiero comprar un equipo, por supuesto. Quiero un equipo en Las Vegas”, dijo, directo como siempre.

Como se mencionó, no sería su primera intromisión financiera en el mundo de los deportes, ya que es copropietario del equipo Liverpool en la Premier League de Inglaterra y también de los Boston Red Sox, cuadro de béisbol de la MLB de Estados Unidos.

Económicamente, no sería un problema para el “King” James financiar la instalación de una nueva franquicia. Sin embargo, parece que tendría algunos problemas de logística, ya que el comisionado de la NBA Adam Silver comentó recientemente que la liga, por ahora, no tiene planes de expandirse: “no es verdad que se hable de expansiones a Seattle y Las Vegas. Quizás algunos en la liga hablen de una potencial expansión después de la temporada 2024. En algún momento esta liga se expandirá, pero no en este momento”, dijo el mandamás.

Imágenes por: Cortesía