Menu

Lionel Messi: fútbol y un gran gesto con los jugadores de Newell’s

En su último amistoso antes de la MLS, Messi enfrentó a su club de corazón, Newell’s, en una noche llena de emoción y gestos con sus compatriotas

En la antesala de su temporada en la MLS, Lionel Messi sigue dejando huella en su pretemporada. En el último amistoso previo al inicio de la liga estadounidense, el astro argentino cumplió el sueño de enfrentar al club de sus amores, Newell’s Old Boys, en una noche especial donde el Inter Miami presentaba su plantel para el 2024.

Tras un intenso recorrido por El Salvador, Dallas, Arabia Saudita, Hong Kong y Japón, Messi volvía a jugar en casa, en el PNK Stadium, ante la entidad que marcó sus inicios futbolísticos antes de su partida al FC Barcelona a los 13 años.

El encuentro no solo representaba la oportunidad para Messi de reencontrarse con su pasado, sino también de probarse tras una reciente lesión muscular en el aductor derecho sufrida contra Al Hilal. Después de tres partidos sin ser titular, llegó el momento de liderar al equipo, portando la cinta de capitán junto a Leonel Vangioni, ante la algarabía de los aficionados que colmaban las gradas, tanto de rosa como de rojinegro.

Más allá del empate 1-1 que no quedará en la memoria, el partido generó un ambiente único. La presencia masiva de hinchas de Newell’s en Miami, incluyendo la conferencia previa de Tata Martino, subrayó la trascendencia del enfrentamiento. El gesto de Messi con los jugadores argentinos fue especialmente destacado, compartiendo abrazos con amigos como Éver Banega y Pablo Pérez, posando con la camiseta leprosa junto a Maxi Rodríguez y el propio Martino, y al final del juego, tomándose fotos con cada integrante del equipo rival en el campo.

En cuanto al juego, Messi demostró su calidad y activa participación, aunque el encuentro se caracterizó por la precaución en no arriesgar a los jugadores. Pese a no marcar, estuvo cerca en varias ocasiones, mostrando destellos de su genialidad característica.

Tras su sustitución por Sunderland, Messi observó desde el banco cómo se desarrollaban los goles de la noche, con Borgelin abriendo el marcador y Franco Díaz igualando para Newell’s, en un partido ya desnaturalizado por los múltiples cambios realizados.

Para Lionel Messi, ya había pasado su hora en el campo, pero su legado en este partido y en su carrera continúa resonando en el mundo del fútbol.

Imágenes por: Cortesia