Menu

Multinacional japonesa prueba en Argentina la semana laboral de 4 días

El sistema lo empezó a implementar a modo de prueba la multinacional japonesa Ricoh, que en el país tiene 200 empleados

Desde el primer día de julio la multinacional japonesa Ricoh está implementando en Argentina y en otras filiales propias de Latinoamérica, el sistema de la semana laboral de cuatro días. El mismo estará a prueba durante dos meses y los empleados pueden optar por tener libre el viernes o el lunes. En otras partes del mundo en las cuales ya se lleva a cabo esta modalidad, los resultados de productividad de los trabajadores mostró los beneficios de esta estrategia.

Cabe destacar que la compañía nipona fundada en 1936 en Tokio es la primera en el país que pone a prueba este sistema y espera sacar conclusiones a fines de agosto para confirmar si el mismo llegará para quedarse de forma definitiva. Mientras tanto, los empleados (cuenta con 200 en territorio argentino) seguirán cobrando el mismo sueldo que tenían, con este beneficio de descansar un día más.

“El propósito de Ricoh para el centenario de su fundación en 2036 es ‘la realización a través del trabajo’. Este concepto impulsa varias acciones enfocadas al bienestar de sus colaboradores como factor principal para ayudar a crear una mejor sociedad a través del sentido de realización en su día a día”, expresó a través de un comunicado la multinacional japonesa.

Y en dicho documento, agregaron: “Esto significa proveer e impulsar el uso de tecnología y servicios digitales para que puedan ser productivos a la vez que creativos, apostar por nuevos estilos de trabajo que personalicen la experiencia, y la relación del colaborador con la empresa para tener mejor balance entre su vida personal y profesional. En este contexto, Ricoh Latin America anuncia la expansión de un proyecto piloto que comenzó el año pasado y en el que se implementaron jornadas de 4 días laborales a la semana en dos de sus operaciones”.

Cabe recordar que el sistema de semana laboral de cuatro días se viene probando en distintos países europeos como España, Gran Bretaña o Islandia, aunque aún no alcanzó un volumen importante de empresas que lo ensayan o implementan de forma definitiva, sino que es más bien el inicio de un largo camino.

Imágenes por: CORTESIA