Menu

NaviCam, la píldora robot que reemplazará a las endoscopías

La incomodidad y el miedo que genera en algunos pacientes ese estudio invasivo, quedaría atrás con la llegada de NaviCam

La medicina tradicional recomienda que, a partir de los 40 años, toda persona calificada como sana debería realizarse una endoscopía cada determinada cantidad de tiempo. Si bien es un estudio bastante invasivo, el común de la gente suele hacérselo sin demasiados problemas; sin embargo, el caso de alcance nacional del fallecimiento de la periodista Débora Pérez Volpin mientras se realizaba una generó temor en muchos pacientes, que desde entonces decidieron postergar este tipo de estudios. Pero ahora, un invento estadounidense nombrado NaviCam promete convertir este tipo de análisis en algo mucho más sencillo.

Para quienes no conocen de qué se trata una endoscopía tradicional, es un estudio en el cual el paciente debe ser anestesiado para que un tubo o manguera con una cámara en la punta haga un recorrido por todo el aparato digestivo mientras transmite las imágenes que va captando a una computadora.

NaviCam, en cambio, es un dispositivo con el tamaño y la forma de una píldora creado en la universidad George Washington de Estados Unidos. Este invento, que también tiene una cámara en una punta, una batería interna y un transmisor, logra los mismos resultados que el estudio clásico, recorriendo de la misma manera el tracto digestivo, pero sin necesidad de anestesia y con una mínima molesta para el paciente.

NaviCam, la píldora robot que reemplazará a las endoscopías

A diferencia de la Pillcam, un avance bastante similar a este que ya está en uso en muchas partes del mundo, esta nueva píldora tiene una especie de imán que le permite al profesional de la salud controlar el movimiento de la cápsula, manejando su dirección y movimiento dentro de nuestro cuerpo y permitiendo detenerse en sitios de interés.

Lo que por ahora no permite hacer este equipo es extraer muestras para realiza biopsias.

Andrew Meltzer, profesor de medicina de emergencia en la universidad George Washington, aseguró que “si más estudios pueden probar que este método es suficientemente sensible para detectar lesiones de alto riesgo, las cápsulas controladas en forma magnética podrían ser usadas como una forma sencilla y rápida para buscar problemas de salud en el tracto gastrointestinal superior, como úlceras o cáncer de estómago”.

Imágenes por: Cortesía