Menu

Netflix, al acecho: ahora quiere tener videojuegos en la nube

La plataforma de streaming más popular del mundo está pensando en un servicio alternativo de videojuegos en la nube

Tras anunciar, en septiembre del año pasado, que abriría un estudio propio para crear sus propios juegos de video – especialmente tras una fuerte pérdida de suscriptores durante esa época de 2022 – la plataforma de streaming Netflix acaba de anunciar nuevos planes para esa área de negocios: ahora quiere ofrecer un servicio de videojuegos en la nube.

La idea de la empresa no es reemplazar a las tradicionales consolas tan populares en todo el mundo, sino ofrecer una opción alternativa.

Los resultados de Netflix en este mundo, por ahora, no fueron muy destacados, aunque tampoco le generaron pérdidas. En único otro caso conocido de una compañía que quiso ofrecer, recientemente, juegos en la nube, es el de Stadia (propiedad de Google), decisión que tuvo una pobrísima performance. Aun así, la N roja le apunta a este sector.

Mike Verdu, vicepresidente de juegos de Netflix, aseguró en una entrevista con TechCrunch que ofrecer un servicio de videojuegos en la nube “es un valor agregado. No le estamos pidiendo que se suscriba como reemplazo de la consola. Es un modelo de negocio completamente diferente. La esperanza es que con el tiempo se convierta en esta forma muy natural de jugar donde quiera que estés”.

Pero, ¿por qué algo que no le funcionó a Stadia, sí le funcionaría a Netflix? Según Verdu, “Stadia fue un éxito técnico. Tuvo algunos problemas con el modelo de negocio, seguro, pero fue divertido jugar allí”.

De momento, no está en los planes crear un mando tipo joystick, aunque sí está confirmada la mencionada apertura de un estudio que estará emplazado en California.

Por si no quedó claro hasta ahora, Netflix va totalmente en serio con el tema de los juegos: está contratando a personal altamente capacitado proveniente de empresas con décadas de trayectoria en el rubro y está trabajando en 14 títulos, los cuales se sumarán a los 35 ya existentes.

El objetivo a mediano plazo es que la mitad de las IP sean propias, aprovechando los derechos de todas las series y películas producidas por y desde la plataforma de streaming.

Imágenes por: Cortesía