Menu

Pfizer asegura que en marzo estará lista su vacuna “anti Ómicron”

El CEO de la farmacéutica estadounidense Pfizer aclaró que no sabe si será necesario su uso, pero que están trabajando en el desarrollo

Albert Bourla, uno de los máximos directivos de la compañía farmacéutica estadounidense Pfizer, creadora de algunas de las vacunas contra el Covid más difundidas del mundo, anunció esta semana en una entrevista con el medio CNBC que su empresa está trabajando en el desarrollo de un inoculante específico que atacaría a la variante Ómicron.

Si bien hizo mucho hincapié en que no están seguros de la necesidad de aplicar este tipo de dosis masivamente por los escasos efectos adversos que está provocando esta cepa desde su aparición, garantizó que el nuevo medicamento estaría listo en marzo.

“La esperanza es que logremos algo que tenga una protección mucho mejor, en particular contra las infecciones, porque la protección contra hospitalizaciones y enfermedades graves ahora mismo es razonable con las vacunas actuales, siempre que se haya administrado la tercera dosis”, comentó el CEO de Pfizer.

De la misma forma que no saben si será necesaria la aplicación masiva de una vacuna con mayor inmunidad ante Ómicron, desde la empresa tampoco aseguran que sea obligatoria una cuarta dosis, de cualquier vacuna, como se están aplicando en países como Israel y Chile.

“No sé si hay necesidad de una cuarta dosis de refuerzo, pero tiene que probarse. Nosotros haremos experimentos”, dijo Bourla.

El nuevo medicamento que Pfizer apunta a tener listo en marzo, además de atacar específicamente a Ómicron, también ofrecería protección contra demás cepas conocidas hasta ahora.

Más allá de las declaraciones del ejecutivo, que suenan salidas del corazón, el dinero siempre juega su parte: para este desarrollo, del cual se viene hablando desde diciembre, cuando Ómicron comenzó a expandirse por el mundo, tanto Pfizer como Moderna, otro de los grandes fabricantes de vacunas del mundo, cerraron acuerdos económicos con países como Reino Unido, Corea del Sur y Suiza por casi U$S 20.000 millones.

Directivos de las dos farmacéuticas mencionadas vienen haciendo énfasis, desde hace bastante, en que la producción de medicamentos anti-Covid no es el problema, sino más bien su distribución mundial.

Imágenes por: Cortesía