Menu

Piden aumentar controles en rutas y accesos a Rosario con oximetrías, hisopados y pruebas de olfato

Es ante el comienzo del pico del COVID-19 en la provincia de Santa Fe, que tiene como origen personas que provienen de provincias conflictivas, especialmente Buenos Aires

El diputado provincial, Oscar Martínez (PJ), pidió aumentar los más controles en los límites de la provincia de Santa Fe. El proyecto establece la práctica de hisopados, oximetrías, pruebas de olfato y toma de temperatura en rutas y accesos a Rosario y los principales centros urbanos de la provincia.

Ante el avance de la pandemia en provincias vecinas, el diputado Martínez presentó varias propuestas para blindar a la provincia y que se establezcan controles sanitarios fijos en rutas que cubran todos los accesos a la provincia de Santa Fe con todas las provincias limítrofes -Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, Entre Ríos y Buenos Aires-.

Además establece que deben instalarse de manera permanente también en los accesos a los grandes conglomerados urbanos de la provincia, éstos son Santa Fe, Rosario, Rafaela, Venado Tuerto y Reconquista-Avellaneda. Como novedad incorpora tres nuevas formas de medición de síntomas.

EL PROBLEMA DE LA ESCASEZ DE CONTROLES FRONTERIZOS
En cuanto a la importancia de que estos controles sanitarios estén también en los accesos a las otras provincias limítrofes Martínez aseguró que “no nos movemos en un plano meramente especulativo, el nexo epidemiológico del caso 1 en Villa Constitución por ejemplo habría sido en un viaje por motivos laborales a Buenos Aires y ha habido un rebrote cuyo nexo estaría vinculado al contacto estrecho con personas de la localidad de San Pedro”.

“Las circunstancias actuales -continuó- obligan a que la provincia a través de los entes correspondientes intensifique todos los controles en forma permanente y no sólo por un fin de semana largo, incluyendo por obvias razones a los límites provinciales con Entre Ríos, Chaco, Córdoba y Santiago del Estero”.

Para la realización de dichos controles, el proyecto propone cuatro instancias que son habituales, económicas y que sirven como indicadores claros de potenciales casos positivos. Estos controles consisten primeramente en la medición de la temperatura corporal de las personas; luego la medición del olfato de las personas con alcohol y vinagre, debiendo determinar la persona examinada de cuál de las dos sustancias se trata; en tercer lugar una oximetría; y en cuarto lugar el llenado de un formulario en carácter de declaración jurada con las preguntas y consideraciones recomendadas por los protocolos vigentes en el momento.

Al respecto Martínez explicó que “en el caso de la medición de la temperatura corporal, es sabido ya desde el principio de la pandemia en el mundo que la fiebre es un indicador de COVID-19. Sin embargo, los protocolos hasta el momento sugieren que si no se presentan al menos dos síntomas, los casos deben ser desestimados. Es por eso que proponemos también, por un lado, la prueba del olfato, ya que aproximadamente un 30% de los que contraen el virus presentan este síntoma. Por el otro, la oximetría( que mide la presión de O2 en sangre) también sería una medida preventiva de importancia. Se ha comprobado que cuando el paciente consulta por falta de aire o dificultades para respirar, su presión de O2 en sangre ha llegado a niveles muy bajos, casi igual a neumonías severas, y requieren colocado en respirador.

Este tipo de cuadro se lo conoce como hipoxia silenciosa. Esto significa que el O2 empieza a disminuir mucho antes de que presente sintomatología. El oxímetro, además, es un instrumento sencillo de usar, no precisa de un especialista y tiene un costo menor al termómetro infrarrojo.

Imágenes por: Gobierno de Santa Fe post producida por VIVO247