Menu

Por el Dieselgate, Volkswagen fue multado con U$S 79 millones

La sanción fue por vender 57.000 autos en Australia sin declarar las emisiones que generaban. El Dieselgate de 2015 sigue sumando capítulos

Como consecuencia de haber vendido 57.000 vehículos de su marca en territorio australiano habiendo mentido sobre las emisiones de gases contaminantes que generaban, la automotriz alemana Volkswagen fue multada con U$S 79 millones. El hecho ocurrió en el marco del escándalo desatado en 2015 “Dieselgate”, el cual incluyó a varios fabricantes de autos de renombre internacional que se pusieron de acuerdo para idear maneras de no declarar las emisiones reales de sus productos y poder venderlos más rápidamente.

Esta multa multimillonaria recibida por VW sucede tras una larga batalla legal. Los vehículos en cuestión fueron comprados por conductores australianos entre 2011 y 2015 y el valor original del castigo económico era de 125.000.000 de dólares australianos, unos U$S 75 millones, aunque el Tribunal Superior australiano la terminó aumentando un poco.

La decisión de la justicia de Australia convierte a esta pena monetaria en la más alta de la historia por violaciones a la Ley Australiana de Consumo.

En concreto, al igual que pasó con otras marcas durante el Dieselgate, Volkswagen no declaró ante las autoridades haber manipulado un software que tienen sus autos, acción llevada a cabo con el objetivo de lograr que las pruebas realizadas en busca de disminuir las cifras de emisiones de NOx, den números menores.

Esta decisión llega tras la tomada en 2020 por la Unión Europea contra Volkswagen, BMW, Audi y Porsche (estas últimas dos, pertenecientes al grupo Volkswagen). En aquellos casos, VW y sus submarcas debieron pagar 502,3 millones de euros y BMW 372,8 millones de euros. Mercedes-Benz, a través de su marca madre Daimler, también tuvo problemas: se hablaba de una multa de 727 millones de euros, pero fue perdonada porque fue la propia compañía la que denunció la existencia de esta trampa.

De acuerdo a lo informado por la UE el año pasado, los cinco fabricantes mencionados acordaron, entre el 25 de junio de 2009 y el 1 de octubre de 2014, limitar el uso de tecnología para la reducción de emisiones contaminantes en vehículos gasoleros. Es más: se descubrieron una serie de reuniones entre representantes de las marcas para debatir sobre un sistema llamado AdBlue que se usa para hacer una reducción catalítica selectiva y eliminar partículas nocivas de óxido de nitrógeno (NOx).

Imágenes por: Cortesía