Menu

Que es el algoritmo de Yrigoyen que inquieta al gabinete de Milei

Creen que el Presidente está adicto a las redes y consume una realidad adulterada por sus propios trolls. Apuntan a la comunidad del bosque

En redes sociales y en charlas cara a cara, pero también en los diálogos de funcionarios de gobierno, irrumpió la expresión “el algorimo de Yrigoyen” para describir la situación en la que el presidente Javier Milei se encuentra inmerso y aislado de la realidad concreta del país, percibiendola a través de una distorsión digital, tal como informo el portal elagora.digital.

La expresión proviene de “el diario de Yrigoyen”, un presunto periódico que el círculo cercano al presidente septuagenario le entregaba durante su segunda presidencia. En dicho periódico, no se reflejaba el creciente malestar hacia su gobierno que culminó en un golpe de estado, sino que presentaba una perspectiva benevolente de su gestión.

En la actualidad, el término “el algorimo de Yrigoyen” se utiliza para describir la burbuja en la que el presidente Milei está inmerso y aislado, experimentando una percepción distorsionada de la realidad social.

El mandatario dedica gran parte de su día a deslizar el dedo por la pantalla de su celular, revisando publicaciones en su feed y dando “like” o “retweet” a aquellas que concuerdan con su visión del país. La mayoría de estas publicaciones provienen de cuentas creadas por sus equipos de comunicación, tanto formales como informales, conocidos como “trolls libertarios”, quienes difunden información tergiversada para favorecer al gobierno de La Libertad Avanza o incluso propagan falsedades.

Aunque en el gobierno reconocen que el problema no radica solo en la difusión de noticias falsas, sino en la creencia del presidente en ellas.

Además, preocupa su equilibrio psicoemocional, ya que muchas de las publicaciones que comparte son imágenes generadas por inteligencia artificial que muestran una versión distorsionada de sí mismo, presentándolo más joven, atlético o musculoso, e incluso representado como un león.

Recientemente, la consultora Ad Hoc publicó un informe que revela que la mayoría de las interacciones del presidente en la última semana se centraron en su enfrentamiento con Lali Espósito, a pesar de la inflación superior al 20% y la elevada tasa de pobreza que afecta a seis de cada diez argentinos.

Milei parece estar inmune a la realidad cotidiana de los argentinos. Incluso, el jueves pasado, prefirió ausentarse de una reunión de gabinete para tuitear frenéticamente, alcanzando más de 80 likes en tan solo una hora.

La paradoja (o no) reside en que el algoritmo de Milei se desarrolla en gran medida en la Casa Rosada, especialmente en el antiguo Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario. Desde allí opera el grupo liderado por Iñaki Gutiérrez, un centro de trolls que llegó a difundir que el 96% de la población respaldaba a Milei contra Lali “Depósito”.

Preocupantemente, en el gobierno perciben que Milei parece interpretar la política únicamente a través del filtro de las redes sociales y la lógica de los algoritmos, que presentan contenido afín a sus preferencias mientras ocultan aquello que no le interesa o le desagrada.

Un ejemplo de esto es la posición a favor de la Ley Ómnibus expresada por el mandatario entrerriano Rogelio Frigerio, la cual solo registró el presidente al publicar un tuit.

Fuente elagora.digital.

Imágenes por: cortesia