Menu

¿Qué pasará en Argentina con las Universidades?

Universidades argentinas enfrentan crisis financiera: sin nuevos fondos, podrían cerrar en unos meses, alertan desde la UBA

Las universidades nacionales argentinas se encuentran en una situación financiera crítica, con la Universidad de Buenos Aires (UBA) advirtiendo que solo cuentan con fondos suficientes para pagar salarios durante dos meses más. Esta preocupante situación se debe a la falta de nuevos fondos y al impacto del efecto licuadora, que ha dejado a las instituciones sin recursos para funcionar adecuadamente en el segundo semestre del año.

Un análisis realizado por economistas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, liderado por Javier Curcio y Julián Leone, revela que las universidades nacionales se enfrentan a una grave crisis debido a la falta de discusión sobre el presupuesto para el año 2024. Con la prórroga del presupuesto del año anterior, las instituciones cuentan nominalmente con los mismos fondos que el año pasado, pero la inflación del 276% ha erosionado significativamente su poder adquisitivo.

Los recursos asignados para la Educación Superior en 2024 se mantienen en el mismo nivel que en 2023, lo que resulta insuficiente para cubrir las crecientes necesidades de las universidades. En el caso específico de la UBA, los fondos destinados al pago de salarios docentes e investigadores durante los primeros meses del año ya representan casi la mitad del presupuesto anual, lo que evidencia una situación insostenible a largo plazo.

Emiliano Yacobitti, vicerrector de la UBA, ha expresado su preocupación ante esta situación en una reunión con el asesor presidencial, Santiago Caputo, advirtiendo que el ajuste presupuestario actual podría llevar al cierre de las universidades. Sin embargo, hasta el momento no se han proporcionado soluciones concretas para abordar esta crisis financiera.

La situación no es exclusiva de la UBA; todas las 58 universidades nacionales enfrentan dificultades similares. El uso casi completo de los recursos destinados a salarios en los primeros meses del año, aun con paritarias por debajo de la línea de inflación, evidencia la gravedad de la situación financiera en todo el sistema universitario argentino.

Los hospitales universitarios, como el Hospital de Clínicas, el Roffo y el Alfredo Lanari, también se ven afectados por esta crisis, recibiendo una asistencia financiera nominal que no cubre sus necesidades reales y resultando en una caída del 60% en comparación con el año anterior.

En resumen, el ajuste presupuestario actual pone en riesgo el funcionamiento de las universidades argentinas en el segundo semestre del año. Sin una acción urgente por parte del Gobierno para proporcionar nuevos fondos y abordar el impacto del efecto licuadora, el sistema universitario enfrenta un futuro incierto que amenaza su capacidad de brindar educación e investigación de calidad en el país.

Imágenes por: cortesía