Menu

Simón: la cruda realidad venezolana llega al Top 10 de Netflix y conquista los goya

Descubre la conmovedora historia de “Simón”, película venezolana que refleja la lucha contra la represión política y ahora disponible en Netflix

La cruda realidad de Venezuela se hace eco en la aclamada película “Simón”, que recoge los dramáticos eventos de las protestas contra el régimen de Maduro en 2017. Dirigida por Diego Vicentini, esta producción cinematográfica no solo revela los oscuros episodios de represión, sino que también ofrece una mirada íntima a las consecuencias personales de la lucha por la libertad.

Vicentini, quien emigró a los Estados Unidos a los 15 años, sintió la necesidad de crear “Simón” como una forma de denunciar la situación política y social de su país natal. En palabras del director, “me sentía culpable”. Este sentimiento de responsabilidad lo impulsó a plasmar en la pantalla grande los meses de agitación y violencia que marcaron a Venezuela en 2017.

El protagonista de la historia, cuyo nombre da título al filme, es un joven estudiante que se ve envuelto en las protestas callejeras y sufre detenciones y torturas a manos de las fuerzas represivas del régimen. Obligado a huir del país en busca de asilo, se enfrenta a un dilema angustioso: obtener seguridad en el extranjero a costa de dejar atrás a sus seres queridos y su lucha por la libertad en su tierra natal.

El trasfondo de “Simón” no es solo ficción; está arraigado en la dolorosa realidad venezolana. Según datos del Foro Penal Venezolano, las protestas de 2017 dejaron un saldo de 50 muertos, casi 3000 heridos y más de 1300 detenidos. Además, informes de la ONU documentan casos de detenciones arbitrarias y torturas, revelando una situación alarmante de violación de los derechos humanos en el país.

A pesar de la crudeza de su contenido, “Simón” ha logrado resonar en el ámbito internacional. Seleccionada para competir en la categoría de Mejor Película Iberoamericana en los Premios Goya de 2024, la película ha recibido elogios tanto por su calidad cinematográfica como por su valentía al abordar temas sensibles y controvertidos.

El camino de “Simón” hacia el reconocimiento no ha estado exento de obstáculos. Aunque ha obtenido autorización para proyectarse en cines venezolanos, las autoridades cinematográficas del país han emitido advertencias sobre posibles violaciones a la legislación vigente. Sin embargo, la película ha logrado trascender las barreras y ha sido aclamada en festivales de cine tanto en Estados Unidos como en América Latina.

El compromiso del director con su obra se refleja en cada detalle de la película. Con una duración de dos horas y diecinueve minutos, “Simón” ofrece una experiencia cinematográfica profunda y conmovedora que busca sensibilizar al público sobre la situación política y social de Venezuela. A través de un enfoque bilingüe, la película busca llegar a audiencias internacionales y generar conciencia sobre los desafíos que enfrenta el país sudamericano.

En definitiva, “Simón” no solo es una película; es un testimonio poderoso de la lucha por la libertad y la justicia en Venezuela. A medida que conquista los corazones de los espectadores en Netflix y se alza en los premios más prestigiosos del cine, deja una huella imborrable en la conciencia colectiva, recordándonos la importancia de alzar la voz ante la opresión y la injusticia en cualquier parte del mundo.

Imágenes por: cortesia