Menu

Titanic y un final alternativo que la podría haber hundido

El guión original de Titanic, una de las películas más taquilleras de la historia, incluía un desenlace muy diferente al que conocemos

“¿Cómo que nunca viste Titanic?” A pesar de que hace 26 años que se estrenó, nos seguimos sorprendiendo cuando conocemos a alguien que no vio nunca el film protagonizado por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet sobre el hundimiento del gigantesco barco.

La película, dirigida por James Cameron, fue un éxito absoluto, convirtiéndose en la más taquillera de la historia, marca que conservó durante muchísimos años. Todo eso, sin mencionar los 11 Oscar que ganó.

Sin embargo, a pesar de haber elevado muchísimo las carreras actorales de sus dos protagonistas y de haber convertido en millonarias a varias personas, el final original que se escribió en el primer guión era bastante diferente y, para muchos, extremadamente peor. Tanto que, paradójicamente, hubiera hundido a la producción.

En los últimos minutos del largometraje que todos conocemos, vemos a una añejada Rose, interpretada por Gloria Stuart, sola en la borda del barco en el que les contó la historia a los miembros del equipo que buscaba el “Corazón del Mar”, la joya que, supuestamente, se había ido hasta el fondo del mar junto con Titanic. En ese momento, la anciana, que secretamente tenía la piedra preciosa consigo sin que nadie lo supiera, simplemente la arroja al agua, vuelve a su camarote y cierra los ojos, recordando su estadía en el barco junto a Jack en una escena llena de vida y color, dando a entender que esa es la forma en la que Rose finalmente muere.

Según las páginas que los guionistas entregaron por primera vez, sin embargo, la parte final alternativa de la película era muy diferente: cuando la anciana Rose está por lanzar la piedra al agua, aparecen su nieta Lizzy y el equipo de búsqueda e intentan frenarla, suponiendo que quería suicidarse. Pero Rose se da vuelta y les muestra a todos que tiene la joya en sus manos, diciendo: “Lo más difícil de ser tan pobre, era ser tan rica. Pero cada vez que pensé en venderla, pensé en Cal (su prometido, el “malo de la película”). Y de algún modo logré sobrevivir sin su ayuda”.

Tras ese relato, quien responde es el científico Brock Lovett, líder del equipo: “No sé qué decirle a una mujer que intentó saltar del Titanic cuando no se estaba hundiendo y que después volvió a subirse cuando sí lo hacía”.

La anciana retruca que la piedra pertenece al fondo del mar; sin embargo, le cumple el deseo a Lovett de tocarla por última vez, al tiempo que le dice: “está buscando tesoros en los lugares equivocados. Sólo la vida es invaluable y hace que cada día sea importante”.

Entendiendo la situación, el hombre le devuelve la joya a Rose, quien finalmente la arroja al mar. Mientras todos están sorprendidos por lo que acaban de ver, aparece otro de los expedicionarios, Lewis Bodine, quien le grita a la mujer de pelo blanco: “¡Eso estuvo muy mal, señora!”. En ese momento, todos ríen, comprendiendo a la anciana.

Para “coronar” el momento, Lovett le pregunta a la nieta de Rose si quiere bailar…

Como se lee, ese final alternativo suene bastante poco serio para lo que terminó siendo la película, algo así como un desenlace que no estaría a la altura. De hecho, eso fue lo que opinaron los espectadores que pudieron verlo y ese fue, también, el motivo por el que Cameron se vio obligado a volver a escribir un final acorde. Vaya si lo logró.

Imágenes por: Cortesía