Menu

Uno de los países más pobres adoptó al bitcoin como moneda legal

República Centroafricana es la quinta nación más pobre del mundo. A través de la “ley cripto”, el bitcoin será considerado moneda legal

Históricamente, en todas partes del mundo, los gobiernos han tratado de tapar crisis de cualquier índole tomando medidas que se muestran como disruptivas o que aparentan un progreso social, ocultando en muchos casos sus verdaderas consecuencias. Tal parece ser el caso de uno de los países más pobres del mundo, donde acaban de decidir que la criptomoneda bitcoin será una moneda legal en la economía local.

Estamos hablando de República Centroafricana, el quinto país más pobre del mundo, donde la Asamblea Nacional aprobó la “ley cripto” que permite el uso legal del bitcoin.

La decisión se tomó por unanimidad. El presidente Faustin Archange Touadéra comunicó la medida junto al jefe de Gabinete de la Presidencia, Obed Namsio. El bitcoin será moneda legal, pero “operará” en conjunto con la divisa local, el franco centroafricano. De acuerdo a Namsio, “la adopción del bitcoin como moneda oficial representa un paso decisivo hacia la apertura de nuevas oportunidades para nuestro país”.

La nación africana es el segundo país del mundo que avanza en esta polémica medida, luego del El Salvador, que lo hizo en septiembre del año pasado.

El FMI, alertado por la situación, le hizo a República Centroafricana el mismo pedido que a El Salvador: que elimine la calidad de moneda legal del bitcoin por la preocupación que genera la emisión de bonos respaldados con la criptomoneda.

República Centroafricana es el quinto país más pobre del mundo, con un PBI per cápita de U$S 482,70. En el primer lugar de este triste ranking aparece Burundi (U$S 275,48) y luego vienen Malaui (U$S 395,26), Eritrea (U$S 401,25) y Sudán del Sur (U$S 430).

La legalidad del bitcoin llega a RCA, cuya economía depende mayormente de la minería, en un momento muy álgido de violencia sistémica que comenzó en 2012, cuando rebeldes musulmanes tomaron Bangui, la capital del país, para derrocar a quien era presidente desde hacía diez años, François Bozizé.

La guerra civil que comenzó en ese momento generó que se formen milicias cristianas que luego se dividirían en facciones armadas. En 2021 hubo otro intento de toma de la capital. El actual presidente Touadéra decretó un alto el fuego para comenzar con el diálogo.

Imágenes por: Cortesía