Menu

Vasectomía sin bisturí: una tendencia en aumento entre hombres de 30 a 40 años

Descubre en qué consiste la vasectomía sin bisturí, sus diferencias con la vasectomía convencional, y los beneficios y cuidados asociados

Especialistas médicos han observado un crecimiento significativo en la demanda en la vasectomía sin bisturí en los últimos tres años, una tendencia que se destaca especialmente entre hombres de 30 a 40 años, tanto aquellos con hijos como aquellos que aún no los tienen. Esta práctica, que ha ganado popularidad, ofrece una alternativa menos invasiva y más cómoda para aquellos que buscan una solución anticonceptiva definitiva.

¿En qué consiste la vasectomía sin bisturí?

Durante esta practica, se realiza una pequeña punción en lugar de un corte con bisturí en la piel del escroto para acceder a los conductos deferentes. A diferencia de la vasectomía convencional, que utiliza bisturí para realizar cortes en la piel de los testículos, esta variante utiliza pinzas de fijación para abrir un pequeño orificio en la piel del escroto1.

Esta técnica impide el paso de espermatozoides, que continúan siendo producidos pero son absorbidos por el organismo. Con una efectividad superior al 99%, la vasectomía sin bisturí se presenta como un método anticonceptivo altamente eficaz1.

Ventajas y cuidados postoperatorios

La vasectomía sin bisturí ofrece diversas ventajas en comparación con la técnica convencional. Al no requerir cortes, los pacientes experimentan menos dolor, sangrado, hematomas e infecciones durante y después de la intervención. Además, la ausencia de incisiones elimina la posibilidad de cicatrices1.

Preparación y recuperación

La preparación para una vasectomía sin bisturí es sencilla y no requiere anestesia general. El paciente debe informar al especialista sobre los medicamentos que está tomando, especialmente aquellos anticoagulantes y para controlar la presión arterial.

La recuperación suele llevar unos días, durante los cuales el paciente puede experimentar molestias e hinchazón en el escroto. La reincorporación a la rutina laboral puede realizarse entre uno y tres días después de la operación, mientras que la actividad física intensa puede requerir algunos días adicionales. Las relaciones sexuales normales pueden reanudarse aproximadamente una semana después de la intervención1.

Alternativas y conclusiones

Esta practica ofrece una alternativa menos invasiva y más cómoda en comparación con la vasectomía convencional, que requiere cortes con bisturí. Aunque la principal alternativa sigue siendo la vasectomía convencional, existen otros métodos anticonceptivos temporales, como los preservativos, que no ofrecen una solución definitiva.

La decisión de someterse a una vasectomía sin bisturí o a otra variante debe basarse en la consideración de factores individuales y la consulta con profesionales de la salud.

Imágenes por: cortesia